background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Viernes 16 de Julio de 2004

En días pasados informábamos de la publicación de un nuevo documento de ECODES, con el título de Las organizaciones de la sociedad civil y la responsabilidad social corporativa: Algunos casos destacables . En la página 65 de este documento se presentan, de forma resumida, las diferentes técnicas y canales que, de forma combinada, usan las ONG para difundir sus mensajes y mover las prácticas empresariales hacia objetivos, globales o parciales, de responsabilidad social corporativa. Estas tácticas y canales son resumidas así:


TACTICAS

Algunas están basadas en el diálogo y la colaboración, otras en la confrontación y un tercer tipo en la creación de nuevas instituciones:

  • Diálogo. A través de reuniones bilaterales, conferencias, mesas redondas el objetivo sería convencer a las empresas de que lo que es bueno para la sociedad es bueno para su negocio.
  • Campañas mediáticas o acciones directas. A través de acciones llamativas buscan atraer la opinión pública para que influya en determinadas pautas de comportamiento empresarial.
    Litigios: en caso de abusos de derechos humanos y similares.
    Activismo accionarial a través del uso de los derechos políticos de los accionistas en las Juntas y del diálogo con las empresas.
  • Inversión socialmente responsable: criba de carteras de inversión en función de la sostenibilidad de las empresas.
  • Consumo responsable: a través de los consumidores tratan de influir en el comportamiento empresarial mediante boicots, etiquetas sociales, guías de consumo, etc.
  • Regulación: utilización de las políticas públicas para establecer un marco regulatorio o incentivos económicos y fiscales para incentivar la filosofía de la responsabilidad social corporativa.
  • Instrumentos voluntarios. Códigos de conducta, estándares y normas voluntarias, etc. ofrecen un marco transparente y unas reglas de juego similares para las empresas que los adopten.
  • Herramientas de gestión. Facilitan la adopción de prácticas RSC sean de gestión, comunicación, control o verificación.

CANALES

  • Reuniones bilaterales o colectivas a través de talleres sectoriales. Es el método más común para establecer el diálogo con empresas.
  • Medios de comunicación tradicionales (prensa, radio, TV). las organizaciones activistas han utilizado frecuentemente el lenguaje de los medios para difundir imágenes globales y transmitir al público su conocimiento o posición respecto a ciertos temas de interés general. Así, a través de un uso de los medios cada vez más similar al que realizan las grandes corporaciones, muchos movimientos sociales que empezaron con pocos recursos alcanzaron su masa crítica.
  • Internet es uno de los medios, por su bajo coste y gran potencial de impacto, más utilizados en la última década por las OSC para transmitir sus mensajes. Entre las iniciativas estudiadas la gran mayoría disponen de una página web en la ofrecen al público canales de comunicación con las empresas o los poderes públicos para apoyar sus campañas.
  • Espacios públicos numerosas ONG utilizan actos públicos como fórmula para informar y llamar a la acción a los ciudadanos sobre sus campañas. Por ejemplo, campañas de recogidas y envío de firmas a través de acciones de calle, conciertos, etc.
  • Marketing directo también es empleado para informar y llamar a la acción a los socios a través del correo postal, Internet, móviles, etc.

En los días pasados, Intermón Oxfam y Medicus Mundi han publicado el documento titulado Repsol YPF en Bolivia: una isla de prosperidad en medio de la pobreza (PDF, 430 Kb). La campaña de presentación es un ejemplo magnífico de combinación de buena parte de las tácticas y canales señalados más arriba; desde el díalogo, la presentación de factores de beneficio mutuo (si es importante la presencia de Repsol YPF en la economía boliviana, no lo es menos la que adquiere Bolivia en los planes estratégicos de la compañía), escrutinio de los compromisos adquiridos voluntariamente por la compañía, etc., y la difusión en múltiples canales.

El documento de Intermón Oxfam supone una novedad en nuestro país en cuanto al acercamiento, de forma pública, con propuestas concretas hacia una empresa en lo que se refiere a su papel en el desarrollo de sociedades con una marcada inestabilidad social y económica. Si bien la estrategia no es nueva en otros lares. En el Finantial Times de 10 de diciembre de 2002 podíamos leer declaraciones de la minera Aglo American, que cambió sus políticas sobre RSC tras las presiones de ONGs y del gobierno sudafricano, concentrándolas en ayudas contra el SIDA y en el apoyo al tejido de pymes locales:

"The sustainability agenda is fundamental to our industry's acceptability and to our licence to operate. Engagement with our principal stakeholders, and especially local communities, is an essential part of the process," says Tony Trahar, Anglo American's chief executive.

"Companies must continue to regard their primary responsibility as being to secure a return for investors. Nevertheless, I am also sure that no company which pursues the shareholder interest blind to the context in which it operates will prosper."

En este mismo sentido y en las mismas fechas se pronunciaba Heineken, perdiendo el miedo a las acusaciones de greenwashing, acerca de su imbricación en el tejido social de los países en que opera, especialmente en África.

Así, Intermón Oxfam enfrenta a Repsol YPF a un reto importante cuando le señala que “puede y debe actuar como un agente decisivo en el desarrollo sostenible del país y en su estabilización económica y social”, y que, pese a las políticas de RSC de Repsol, “la potencialidad del sector hidrocarburos como herramienta del desarrollo sostenible del país, y la de Repsol YPF como actor clave en dicho desarrollo, están desaprovechándose”.

Entre estos retos se encuentra la evaluación por parte de Repsol de las pautas de conducta que la compañía ha aprobado para sus relaciones con las comunidades locales; la aplicación de estándares medioambientales y de salud pública superiores a los exigidos por la laxa legislación boliviana, asegurando el rigor de los estudios de evaluación del impacto ambiental; que la compañía haga públicos los ingresos, gastos y beneficios consolidados que genera su actividad en Bolivia; y la aceptación de un incremento de los impuestos y regalías que Repsol paga en Bolivia, los más bajos con gran diferencia en todo el continente americano; y transparencia, en general, respecto al impacto de sus actividades en el país. La ONG también ha pedido al gobierno boliviano un mayor control del impacto de la industria petrolera en la salud pública, y la adhesión de Bolivia a la Iniciativa para la Transparencia de la Industria Extractiva.

Documento: Repsol YPF en Bolivia: una isla de prosperidad en medio de la pobreza

Escrito por Jesús Llaría


Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies