background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Martes 20 de Julio de 2004

El 19 y 20 de julio se está impartiendo en El Escorial un curso de verano de la Universidad Complutense y el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.), bajo el título de La responsabilidad social corporativa en España ¿algo más que una moda?.

Durante la jornada de ayer intervino en el curso Carlos Bravo, responsable del Area de Planes y Fondos de Pensiones de CCOO; leemos en las noticias que durante su intervención se refirió a la inclusión de criterios de ISR en los fondos de pensiones como impulsor de la RSC:

El capital de los trabajadores también tiene un papel que desempeñar en el impulso de la responsabilidad social corporativa, y puede hacerlo mediante la inversión socialmente responsable a través de sus fondos de pensiones [...] Bravo subrayó la importancia de un "cambio de cultura" a favor de la ISR, cuyo panorama actual en España definió como "infeliz". "Hace falta formación y vencer la resistencia, empezando por los gestores de fondos” [...] Esto puede hacerse, apuntó, desde las comisiones de control de los fondos [...] El responsable de CCOO recomendó acudir a las gestores especializadas para conseguir un asesoramiento paralelo al de la gestoras tradicionales, y mencionó en especial a SAM Research, Innovest, SiRi, Vigeo, Eiris o Ideam [...] Bravo puso el ejemplo de Calpers, el fondo de pensiones más importante del mundo.

Bravo señala la dirección correcta: en los últimos años y en varios países de nuestro entorno, la incorporación de criterios de RSC está en camino de convertirse en moneda corriente en las políticas de inversión de fondos de pensiones. Hacemos notar que la mitad de los miembros del Grupo de Inversores Institucionales sobre Cambio Climático (IIGCC) son fondos de pensiones, en su mayor parte británicos.

Precisamente la revista Investment & Pensions Europe (IPE), referente continental del sector, dedica una página de su número de julio/agosto a las implicaciones para los fondos de pensiones y sus comisiones gestoras de las políticas corporativas respecto del cambio climático, a cuenta de la publicación del último informe de Carbon Disclosure Project, encuesta mundial acerca de las políticas empresariales respecto del cambio climático (iniciativa a la que nos referimos en Ecores.org hace unas semanas).

El artículo de IPE recoge unas palabras de David Russell, miembro del comité de gobierno del IIGCC. De acuerdo a Russell, los datos recogidos por el Carbon Disclosure Project tienen dos implicaciones fundamentales para los fondos de pensiones. En el corto plazo destaca la entrada en vigor en Europa, el próximo año, del sistema de comercio de emisiones. Es importante para los inversores conocer en qué medida las compañías están dirigiendo adecuadamente sus políticas sobre cambio climático, en previsión de la posible pérdida de valor de las acciones; “esto afecta a nuestras pensiones”, y los fondos de pensiones quieren estar seguros de que los analistas están teniendo en consideración la exposición de las empresas a estos riesgos.

En el largo plazo, Russell señala que los fondos de pensiones deben tener mayor preocupación que otros inversores institucionales respecto a sus inversiones en empresas que se pueden verse afectadas directamente por las previsiones sobre cambio climático y por regulaciones más severas.

Escrito por Jesús Llaría

Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies