background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Jueves 12 de Agosto de 2004

Las recientes recomendaciones finales del Foro Europeo Multistakeholder para la RSC se refieren, entre otros asuntos, al uso de medidas de política pública como la contratación pública y los subsidios como un medio para estimular la conducta responsable en las empresas. ¿Qué pasos se han dado en este sentido?

La inclusión de criterios de responsabilidad social corporativa en las compras públicas (16% del PIB en la UE) está limitada por las directivas de la Comisión Europea respecto al uso racional de los fondos públicos y la igualdad de acceso de todas las empresas comunitarias a los contratos públicos, garantizando una competencia efectiva y sin discriminaciones para la obtención de los contratos. De esta manera, en principio, los adjudicadores deben respetar normas dirigidas a la obtención de la mejor relación calidad-precio, como la selección de los candidatos con arreglo a requisitos objetivos y la adjudicación del contrato en función, bien exclusivamente del precio, bien de la oferta económicamente más ventajosa, es decir, de un conjunto de criterios objetivos . Estas directivas pretenden, fundamentalmente, disminuir las diferencias en las condiciones de competencia entre los nacionales de los Estados miembros.

Pero desde la Comisión Europea se ha interpretado que estas políticas respecto del mercado interior pueden ser compatibles con la consecución de objetivos sociales y medioambientales mediante las compras públicas. Así se señaló desde sendas “Comunicaciones interpretativas” de la Comisión sobre la legislación comunitaria de contratos públicos y las posibilidades de integrar aspectos sociales () y medioambientales en la contratación pública. Las consideraciones sociales y medioambientales y la contribución al desarrollo sostenible pueden referirse tanto a las características de los productos y servicios solicitados como a las condiciones en que son ejecutados los proyectos. Estas comunicaciones interpretativas señalan, particularmente, las reglamentaciones comunitarias relativas a los derechos de los trabajadores y a las condiciones de trabajo, y la legislación medioambiental.

Las citadas comunicaciones de la Comisión no se limitan a señalar las normativas vigentes, sino que también examinan el modo en que los poderes públicos pueden incluir estas consideraciones en las diferentes fases de la contratación pública. Así, las administraciones pueden incluir especificaciones técnicas con connotaciones sociales en la caracterización de los productos y servicios demandados; adoptar un “know-how” específico en el campo social como criterio de evaluación de las capacidades técnicas de los solicitantes; añadir cláusulas contractuales que incluyan medidas de ayuda a determinadas categorías de personas, de apoyo al empleo, y de aseguramiento de la igualdad de oportunidades. De igual forma, las administraciones pueden decidir la adquisición de productos o servicios respetuosos con el medio ambiente especificando, por ejemplo, las materias primas y los procesos de producción que se utilizarán en el contrato, y definiendo las exigencias técnicas relacionadas con el rendimiento medioambiental de un producto.

Algunas administraciones y agencias públicas han llevado a la práctica estas interpretaciones de la Comisión Europea. Un caso ejemplar es el de la Agencia de Contratación del Sistema Nacional de Salud británico (NHS). La agencia de compras del NHS, más allá del código ético que regula la conducta de su personal respecto del proceso de contratación y de las relaciones con los proveedores, ha establecido un amplio programa de desarrollo sostenible, que incluye la inclusión de consideraciones sociales y medioambientales en su política de compras.

Refiriéndose explícitamente a las comunicaciones de la Comisión, la Agencia de Contratación del NHS identifica el impacto social de su actividad de compras y de los bienes y servicios que demanda, y trabaja en relación con sus proveedores para mejorar el impacto social de éstos, especialmente en lo que se refiere a salud y seguridad, salarios dignos, condiciones de trabajo e igualdad de oportunidades. En el ámbito medioambiental la Agencia aplica criterios similares, establecidos en su estrategia medioambiental de compras. Adicionalmente, desde junio de 2004 la Agencia de Contratación del NHS ha establecido un Cuestionario Medioambiental para Proveedores, cuyos resultados serán tenidos en consideración en la evaluación de los contratos.

Escrito por Jesús Llaría


Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies