background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Viernes 13 de Mayo de 2005

Hoy es una realidad reconocida que los pesticidas utilizados masivamente en agricultura son una amenaza a la salud de los agricultores, los consumidores y el planeta mismo.

Un informe elaborado por la OIT con datos de gobiernos y organismos internacionales cifra en 40.000 los agricultores muertos anualmente en todo el mundo por intoxicación con pesticidas. En total se registran entre 3 y 5 millones de intoxicaciones en el mismo periodo.

El contacto con pesticidas y su entrada al organismo -a través de la piel, la respiración y/o por ingestión- se produce por exposición laboral y en el hogar debido a usos y aplicaciones incorrectos, falta de medidas preventivas y de protección, almacenamiento inadecuado, reutilización de envases (comederos de animales, almacenamiento y traslado de agua) y fumigaciones aéreas. Se han detectado residuos de organoclorados y organofosforados en personas donde la única probabilidad de encuentro con pesticidas es por ingestión. Las preparaciones acaricidas o insecticidas, como las lociones piojicidas con lindano utilizadas en humanos, son una vía adicional de contaminación y pueden además potenciar otros agentes nocivos.

Muchos pesticidas se encuentran en grandes cantidades en los alimentos que consumimos, son altamente tóxicos para el organismo y se han relacionado con la aparición de cáncer, problemas del sistema inmune y muchas otras enfermedades crónicas.

Los médicos conocedores de los síntomas de la intoxicación por pesticidas, anotan que la mayoría de los casos no son diagnosticados, dado que los síntomas que el paciente refiere comúnmente son síntomas generales como dolor de cabeza, dolor abdominal, debilidad y fatiga, que pueden presentarse en muchas enfermedades. Pacientes con exposición crónica a ciertos pesticidas, pueden presentar daños del sistema nervioso, riñones, hígado y cerebro.

Los efectos indeseados producidos dependen del pesticida, la dosis, la vía y el tiempo de exposición. Los efectos agudos (vómitos, diarrea, aborto, cefalea, somnolencia, alteraciones comportamentales, convulsiones, coma, muerte) están asociados a accidentes donde una única dosis alta es suficiente para provocar los efectos que se manifiestan tempranamente. Los crónicos (cánceres, leucemia, necrosis de hígado, malformaciones congénitas, neuropatías periféricas, a veces solo malestar general, cefaleas persistentes, dolores vagos) se deben a exposiciones repetidas y los síntomas o signos aparecen luego de un largo tiempo (hasta años) de contacto con el pesticida, dificultando su detección. Dado que su biotransformación es muy lenta, los pesticidas provocan efectos acumulativos en las personas expuestas.

A solicitud de la EPA (Agencia para la Protección del Medio Ambiente), la Academia Norteamericana de Ciencias publicó en el mes de mayo de 2002 un informe sobre la concentración de plaguicidas en los alimentos en Estados Unidos. Este informe, que en su momento obtuvo el honor de aparecer en la primera página del New York Time, sigue causando agitación. En 225 páginas afirma que, en el curso de los próximos setenta años, los norteamericanos tienen el riesgo de desarrollar más de 1 millón de cánceres debido a la presencia de 28 plaguicidas cancerígenos en sus alimentos.

Fuente y más información: Pesticidas, salud y ambiente. Silvia Olivera Bravo y Daniel Rodríguez-Ithurralde. Departamento de Neuromiología, Instituto Clemente Estable

Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies