background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Martes 05 de Octubre de 2004

En un post en Ecores.org de hace pocos meses nos referíamos al modo en que en Financial Times se trataba la fatiga del cuestionario , es decir, el problema vinculado a los crecientes recursos que algunas empresas deben dedicar a dar respuesta a las diferentes demandas de información extrafinanciera.

No sólo Financial Times ha venido preocupándose por este asunto en los últimos tiempos. De hecho, han surgido dos iniciativas que, todavía en estado embrionario, pretender hacer más fácil la vida a las compañías sometidas al análisis RSC; y, de paso, hacer la información RSC más accesible a los inversores institucionales preocupados por estos asuntos. Además de ofrecer garantías acerca de la calidad, consistencia y honestidad con que los análisis RSC son conducidos.

La iniciativa más destacable, por su soporte institucional sería el Corporate Responsibility Exchange, CRE, iniciativa auspiciada por la Bolsa de Londres y que comenzó a andar en el verano de 2004. CRE promete a las compañías que será suficiente con completar un cuestionario. Tras un diálogo con inversores institucionales y compañías cotizadas, la Bolsa de Londres llegó a la conclusión de que existían notables ineficiencias en la transmisión de información RSC al mercado. La Bolsa de Londres se erigiría así como el principal intermediario entre oferentes y demandantes de información RSC; la información recogida agrupa los asuntos tomados en consideración por el estándar de transparencia informativa de GRI, por los requisitos de información de FTSE4GOOD y por los criterios de análisis de la asociación empresarial británica Business in the Community. A los anteriores se recoge información de interés para los gestores de activos convencionales preocupados por las prácticas RSC de las compañías cotizadas. Los criterios de la Association of British Insurers, las directivas de la National Association of Pension Funds y los requisitos respecto de gobierno corporativo recogidos en el 2003 Combined Code. Además, la iniciativa de la Bolsa de Londres abre nuevos canales de diálogo entre las compañías y los inversores institucionales.

Sin embargo, y a pesar de su bisoñez, el CRE adolece de varios problemas; en primer lugar, el interés de los institucionales británicos por la RSC empapa a las compañías cotizadas de todo el mundo. Sin embargo, los criterios/estándares/convenciones utilizados para la construcción del "metacuestionario" son excesivamente localistas. Parece natural que esté fundamentalmente dirigido a compañías y analistas británicos, sin embargo el enfoque podría calificarse de un tanto miope. Sobre todo a efectos de exportar CRE a otros mercados o, incluso, a extender el interés RSC entre los institucionales menos activos en este campo.

La otra iniciativa puesta en marcha en este último año es One Report. A diferencia de la inciativa puesta en marcha por la Bolsa de Londres, One Report pretende convertirse en el intermediario global entre los oferentes y demandantes de información RSC por parte de las compañías cotizadas. One Report tiene su origen en Estados Unidos. Se trata de una iniciativa promovida por SRI World Group. Cuenta entre sus promotores a algunas de las mayores compañías del mundo de acuerdo a los rankings de Fortune. Como Shell. Además, ofrece a las compañías herramientas para la mejorar de sus sistemas de recolección de información RSC. Algunas de las mayores agencias especializadas en análisis y rating RSC del mundo, como SiRi Company, EIRiS y hasta veinte más se han sumado a la red de One Report. Los criterios de análisis de veinte agencias de todo el mundo han sido integrados, al objeto de eliminar redundancias.

En un orden de cosas distinto, aunque en último término conducirá también a una estandarización en las metodologías de análisis (al fin y al cabo, la información es commodity, y el valor añadido viene después), cabría destacar la creación de la 'Association for Independent Corporate Sustainability and Responsibility Research' (AI CSRR) constituida en agosto de 2004 y que pretende ofrecer un sistema creíble de autorregulación de las agencias especializadas en análisis social y ambiental. Los objetivos son el desarrollo, promoción y el mantenimiento de altos estándares de integridad profesional, así como gestionar el Voluntary Quality Standard for SRI Research e introducir sistemas de verificación y certificación para las organizaciones especializadas en análisis y rating sobre prácticas de RSC de sociedades cotizadas. Las principales agencias RSC forman parte de esta asociación profesional.

Escrito por Ramón Pueyo

Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies