background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Miércoles 09 de Noviembre de 2005

Fuente: EL PAÍS

John A. Church (Centro de Investigaciones Marinas y Atmosféricas CSIRO, de Australia) y sus colegas destacan este resultado entre las conclusiones de un estudio que han realizado sobre el impacto de las grandes erupciones volcánicas en el nivel del mar desde 1890 hasta 2000. Ellos han presentan el trabajo en la revista Nature.

Desde 1950 a 2000, el nivel del mar ha subido una media de 1,8 milímetros anual, pero en la década de los noventa esta subida se aceleró hasta los tres milímetros anuales, según las observaciones realizadas con altímetros de satélites y mareógrafos, recuerda la especialista Anny Cazenave al comentar el trabajo de sus colegas de Australia. Esta subida coincide con las predicciones que los científicos hacen mediante los modelos de evolución climática y se debe tanto a la expansión térmica del agua del mar como a las aportaciones de agua dulce procedentes de glaciares derretidos.

Sin embargo, la subida del nivel del mar no es uniforme, sino que se producen oscilaciones. Church y sus colegas muestran que la erupción del Pinatubo redujo temporalmente el efecto del calentamiento global del planeta debido a la acción del hombre (por las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera). Pero recuerdan que la aceleración del ritmo de la subida del nivel del mar observada puede estar en parte motivada por fenómenos naturales, con una variabilidad de escala de años o de décadas.

Los científicos explican que, en el plazo que han estudiado, se registraron dos grandes erupciones volcánicas antes de 1915; después hubo unas décadas de relativa calma hasta la erupción del Agung (Indonesia), en 1963, del Chichón (México), en 1982, y del Pinatubo. Tras cada una de ellas se verificó un descenso del nivel del mar de algunos milímetros y un enfriamiento del océano durante un año aproximadamente. En el caso del volcán filipino, en 1994 se había prácticamente recuperado el flujo solar neto respecto a los valores previos a la erupción.

Church y sus colegas han centrado su esfuerzo en el Pinatubo porque hay muchos más datos acerca de esta erupción y de sus efectos que de las otras. Los modelos climáticos son más fieles a la realidad cuando incluyen el efecto de los volcanes. Por ello, los científicos destacan la importancia de este trabajo para mejorar la modelización.

Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies