background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Jueves 01 de Diciembre de 2005

Fuente: Fundación entorno (Aquí Europa)

La propuesta de reglamento REACH (por Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas, en inglés) fue objeto de debate de los ministros, que tendrán oportunidad de examinarla a fondo en la Cumbre que la Presidencia británica ha convocado para la ocasión el 19 de diciembre. Londres está decidida a alcanzar un acuerdo antes de fin de año, cuando acaba su turno al frente de la UE. Con vistas a asegurar el consenso, los titulares de Competitividad instaron a los embajadores permanentes ante la UE a tratar esta cuestión en su próxima reunión del 13 de diciembre.

El reglamento, que prevé instaurar un sistema que obligará a las empresas a registrar del orden de 30.000 sustancias presentes en la vida cotidiana y cuyos efectos sobre la salud se desconocen porque nunca han sido analizadas, hace apenas dos semanas pasó el voto, en primera lectura del proceso de codecisión, del Parlamento Europeo; resultado que los ministros aseguran haber tenido en cuenta. Una vez salvados escollos que incluyen el registro y la evaluación, la manzana de la discordia de cara a la reunión de diciembre la representarán la autorización y el alcance de la futura norma.

España expone sus condiciones para dar el "sí"

Durante la reunión de ministros, titular español de Industria, Turismo y Comercio de España, José Montilla, defendió, entre otros puntos contemplados en la propuesta legislativa REACH, que el papel de la futura Agencia Europea de Control de Sustancias Químicas, que instituiría el reglamento, asegure la máxima armonización comunitaria. Esto es, que se apoye en una red de organismos nacionales designados por los Estados miembros. En su intervención, realizada por primera vez en un Consejo de ministros en español y en catalán, alternativamente, Montilla ha subrayado que "la diversidad de Europa es su riqueza y su fortaleza".

El ministro Montilla defendió, en nombre de España, una descentralización de las competencias atribuidas a la futura Agencia Europea de Control de Sustancias Químicas -que establecería la futura legislación comunitaria-, de forma que ésta trabaje conjuntamente con otros organismos nacionales designados por los Estados miembros, si bien, ha apuntado que "de cara a conseguir un acuerdo en diciembre estaríamos dispuestos a que los socios desarrollen un papel más activo en este proceso". La comisión parlamentaria que se pronunció hace dos semanas sobre la propuesta abogó por una clara centralización con la que, a su parecer, se ahorrarían obstáculos administrativos.

Exclusión de sectores

La Presidencia de turno de la Unión ha presentado un documento que ha servido de pie para debatir sobre este expediente, uno de los más complejos en la historia de la UE. A la delegación española le sigue preocupando que algunos puntos sean recogidos en el texto final, como, por ejemplo, que se exima de obligatoriedad del registro a las empresas que fabrican o importan minerales; a pesar de reconocer que "se ha avanzado bastante", el ministro ha advertido de que "éste es un tema fundamental, cuya solución condicionará la posición definitiva española". El texto final votado en comisión excluyó las fritas cerámicas, que goza de cierto peso en España, y también los minerales.

Montilla ha recordado que a lo largo de los últimos meses ha pedido reiteradamente que se tenga muy en cuenta la especial situación y características de las pequeñas y medianas empresas. En su opinión, si se decide un aumento desproporcionado de requisitos que cumplimentar por este tipo de empresas se podría poner en peligro su situación en el mercado. Es decir, que España se inclinará por defender una legislación que no sea demasiado estricta para la industria, para evitar que "compita en condiciones de desigualdad" con empresas de terceros países, "que no son tan escrupulosos como nosotros con la preservación de cláusulas medioambientales, sanitarias y de seguridad".

Por último, el ministro de Industria ha adelantado que, para que el acuerdo sea efectivo el mes que viene, España podría aceptar el texto de compromiso de la Presidencia en cuanto al registro de las sustancias producidas o importadas de 1 a 10 toneladas, sobre las que, "desde un principio, hemos tenido una especial preocupación, al igual que en el capítulo de las autorizaciones, en el que la delegación española apoya el enfoque de Londres, que entendemos conjuga de forma equilibrada los objetivos de REACH".

Cumbre extraordinaria el 19 de diciembre

Durante la reunión de ministros de Industria de esta semana se procedió únicamente al debate de la propuesta, marcada por los cambios de Gobierno en Alemania y Polonia. La Presidencia británica ha considerado que hay demasiadas posibilidades de que se alcance un consenso, sobre la que ha trabajado, según han confirmado fuentes diplomáticas, por lo que ha aplazado el voto de los ministros para el 19 de diciembre, siempre dentro de su semestre, que finalizará el próximo 31 de diciembre.

Antes de la cita británica, queda aún una reunión de embajadores permanentes ante la UE el día 13 de diciembre, que también se centrará en el análisis de este "dossier".

Así, la Presidencia de turno de la UE, que presentó, el pasado día 9, las bases según las cuales entiende que se puede lograr el sí de todas las partes, lanzará a debate una única cuestión a los ministros presentes en la mesa de negociaciones: si están de acuerdo con el texto de compromiso propuesto por Londres. Previsiblemente, todos los países comulgarán con el texto de compromiso, aunque presentarán también su lista de "peros", es decir, de reclamaciones de acuerdo con su situación particular.

España, por su parte, tiene como caballo de batalla que se le conceda la exclusión del ámbito de aplicación del reglamento de ciertos sectores, como el de las fritas cerámicas y el yeso, de importancia en su territorio. Según el resultado de la votación en primera lectura en el Parlamento Europeo, éstos quedarían fuera.

Información para el registro

Uno de los flecos que quedaría por negociar entre los Estados miembros sería el de los requisitos de información que se exigen a las empresas que fabrican o exportan de una a diez toneladas anuales de ciertas sustancias químicas. España y otros países son favorables a que se reduzca el nivel de exigencia de datos de todas las sustancias, sobre todo en el caso de las pymes.

Esto iría a contracorriente de lo que propone Londres, que aboga por simplificar los criterios para diferenciar las sustancias de baja o alta peligrosidad e incluir más elementos de riesgo. El Parlamento Europeo se mostró inflexible al respecto. Para aquellas sustancias que puedan representar un "riesgo alto" pidió que se registren lo antes posible.

El papel de la futura Agencia

En cambio, acerca del papel de la futura Agencia Europea de Control de Sustancias Químicas, que tendrá su sede en Helsinki (Finlandia) y que es la encargada de definir los criterios de evaluación de expedientes (competencia de los Estados miembros) y sustancias (de la Agencia),hay diversos pareceres. Existe un grupo de países, liderado por Alemania y seguido de Grecia, entre otros, que pide que no se centralice la labor del organismo -tal y como sostiene que debe ser la Eurocámara-, sino que sus funciones se repartan entre un conjunto de organismos estatales.

Otro de los puntos del debate será el tema de la autorización para las sustancias sin un control adecuado, en el que parece que los Estados miembros están de acuerdo en que se debe seguir lo propuesto por la Presidencia británica, es decir, que a la hora de solicitar una empresa, el visto bueno de la Agencia para comercializarla deberá acompañar ésta de un análisis de las posibles alternativas.

Los países nórdicos se inclinarían, asimismo, por que para las sustancias "muy preocupantes" se conceda la autorización si no existe otra sustancia más saludable que pueda sustituir a la anterior y siempre que la relación entre el riesgo y los benefs socioeconómicos que entrañe su utilización sea positiva.

Propuesta de reglamento REACH: http://europa.eu.int/comm/enterprise/reach/index_en.htm.

Por Minerva Blanco Serrano (Aquí Europa).

Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies