background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Miércoles 09 de Febrero de 2005

El pasado día 7 de febrero pasé fugazmente por Valladolid, para participar en una jornada sobre responsabilidad social corporativa organizada por la Unión Sindical de Comisiones Obreras de Castilla y León. Allí repetí nuestros memes y mantras.

Posteriormente pude escuchar la intervención de Carlos Sánchez, de CCOO, acerca del papel a jugar por los sindicatos en este enfoque de la actividad empresarial, y que se resume en dos ideas fuerza: evitar las falsedades y el uso cosmético de la RSC por parte de las empresas; y no limitarse a la vigilancia y el escrutinio, sino reivindicar la participación de los empleados en la implantación de las políticas de RSC mediante un instrumento tradicional de la actividad sindical: el convenio colectivo. En su opinión, esta participación implica llevar a efecto el stakeholder engagement, un pilar irrenunciable de la RSC.

También intervino Elías González-Posada, catedrático de Derecho del Trabajo en la Universidad de Valladolid. En su opinión, el auge, especialmente en el mundo anglosajón pero en rápida difusión en el contexto europeo, de la llamada responsabilidad social corporativa, hay que en enmarcarlo en el contexto de los importantes cambios de paradigma jurídico y político que acompañan a la globalización. Así, la RSC adquiere sentido en un entorno de “normas blandas”, más similares a los contratos que a las leyes; y en un entorno político en el que se comienza a hablar más de gobernanza que de gobierno. Gobernanza entendida, y simplificando el concepto, como un marco de convivencia definido por los grandes acuerdos, en un sentido horizontal, por contraposición a la “verticalidad” que se presupone a las formas de gobierno en el sentido tradicional.

Es decir, la RSC adquiere sentido en un proceso en el que contrato y arbitraje tienden a sustituir a leyes y tribunales. Apuntando al papel a jugar por los sindicatos en el “nuevo mundo que se insinúa”, González-Posada se refirió al modo en que la RSC puede ser usada como instrumento legitimador para mejorar las condiciones de contratación; y cómo el convenio colectivo y los acuerdos de empresa pueden aplicarse a mecanismos extrajudiciales de solución de conflictos; por ejemplo, conflictos en la aplicación de los pactos sobre cuestiones sociales en la empresa.

Estaban previstas más intervenciones por parte de representantes de empresas como COLLOSA o Grupo Siro, pero no pude escucharlas, debido al temor de que empeorara el estado de las carreteras.


Escrito por Jesús Llaría


Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies