background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Jueves 22 de Julio de 2004

En los últimos años, desde la Fundación Ecología y Desarrollo hemos estado pendientes del papel a jugar por las administraciones públicas en el fomento de la responsabilidad social corporativa. Así, en marzo de 2003, publicamos el estudio Responsabilidad social corporativa y las políticas públicas. En este documento se señalaba, acerca de la implicación y la postura multisectorial adoptada por la Comisión Europea, que

se abrió un periodo de consulta a todo tipo de organizaciones (empresariales, sindicales, ambientalistas, etc.), que ha culminado en el establecimiento, en 2002, de un Foro Europeo Multistakeholder para la RSC, cuyas conclusiones orientarán la estrategia europea en RSC (página 35).

Más recientemente y cerrando en parte el ciclo, anunciábamos en el boletín Ecores nº 50 que la Comisión Europea daba la bienvenida a las nueve recomendaciones fruto de los dos años de trabajo del Foro Europeo Multistakeholder para la RSC, en el que han participado organizaciones empresariales, sindicatos y ONGs. Este informe profundiza en la definición de RSC presentada por la Comisión en su Libro Verde de 2001, e incluye recomendaciones dirigidas a empresas y agentes sociales, acerca de los medios para difundir conocimiento, desarrollar competencias necesarias para la generalización de la RSC, y asegurar un entorno adecuado que permita el desarrollo de estas políticas. Las recomendaciones también alcanzan a las administraciones públicas.

¿Es la legislación la mejor vía de participación de los poderes públicos?

A principios de 2002 Mallen Baker, director de desarrollo de Business in the Community (sí, es el editor de Business Respect, noticiero sindicado en la portada de Ecores.org), realizaba una serie de predicciones sobre lo que podrían ser las tendencias en el mundo de la RSC en los siguientes cinco años. A principios del 2004 revisaba el avance de todas ellas. En lo relativo a las políticas públicas, predecía que los gobiernos mayoritariamente se abstendrían de legislar sobre la RSC. Decía en 2002 que “cuando los gobiernos examinan esta área con detenimiento caen en la cuenta de que la regulación sólo puede defender contra malas prácticas, pero no puede promover mejores prácticas (...). Se puede concluir que los movimientos en esta dirección se limitarán al tipo de medidas tomadas en el Reino Unido, movimientos para promover o presionar hacia la transparencia de las empresas”.

En el 2004 agregaba, “hasta ahora las discusiones de la Unión Europea se han mantenido a este lado de la legislación”. Añadimos nosotros que queda un amplio espacio para la acción de los poderes públicos: el fortalecimiento de los diversos actores involucrados, la promoción de foros de discusión y acuerdos entre los diversos grupos, el fomento de mercados donde se premie a las empresas más responsables.


Las recomendaciones del Foro Multistakeholder

El punto nueve de las recomendaciones del Foro Multistakeholder se refiere explícitamente al papel a jugar por las autoridades públicas. Este punto insiste en la necesidad de consistencia en lo que se refiere a las distintas áreas de política pública, al objeto de crear un contexto propiciador para la RSC. Para ello, el Foro invita a los gobiernos y autoridades europeas a:

  • animar y ayudar a todos los países a ratificar e implantar convenciones internacionales; especialmente aquellas que hacen referencia a la protección de los derechos humanos y sociales y la protección del medio ambiente;
  • participar en la creación de conocimiento, formación y sensibilización en materia de RSC, en colaboración con los distintos grupos de interés, e incluyendo la colaboración el desarrollo de productos y servicios con un valor añadido social y medioambiental;
  • predicar con el ejemplo y adaptar las mejores prácticas en materia de RSC, incluyendo la evaluación acerca de la incorporación de criterios sociales y medioambientales en el uso de los recursos públicos.

En el caso de España, y sin entrar en la relevancia concedida a determinados actores de la administración como el Punto Nacional de Contacto para las Líneas Directrices de la OCDE, parece que la composición multistakeholder se mantendrá en la Comisión de Expertos creada en el Ministerio de Trabajo.

Escrito por Jesús Llaría


Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies