background-position

Archivo ECODES

Este es un contenido de archivo, y posiblemente este desactualizado.
Para acceder a los contenidos actuales de la web de ECODES pincha aquí.

Miércoles 16 de Noviembre de 2005

Fuente: Heraldo de Aragón

La ponencia de Obras del Pacto del Agua estudió ayer una propuesta complementaria al proyecto inicial del embalse de Biscarrués que permitiría evitar la inundación de Erés y alamacenar 350 hectómetros cúbicos (más la posibilidad de utilizar el embalse muerto de El Grado) para el sistema de Riegos del Alto Aragón, frente a los 192 hectómetros cúbicos que contempla el proyecto original. De esta forma se cumpliría el objetivo de garantizar a los usuarios del citado sistema de riegos los caudales necesarios para satisfacer sus necesidades presentes y futuras, salvando los intereses de los afectados y manteniendo en la máxima medida los usos actuales del Gállego. No obstante, los regantes rechazaron en la reunión de ayer la modificación del pantano de Biscarrués y aceptaron el resto de la propuesta, aunque también dejaron la puerta abierta para alcanzar el consenso entre todas las partes.

La propuesta, a la espera de determinar la capacidad definitiva del embalse de Biscarrués, recoge la intervención simultánea en tres escenarios diferentes que permitirían embalsar más de 350 hectómetros cúbicos en el conjunto del sistema (las necesidades máximas anuales estimadas por el Departamento de Agricultura son de 312 hm3), más la posibilidad de usar el embalse muerto del Grado para los años de sequía que aportaría unos 100 hectómetros cúbicos extras.

La alternativa se ha diseñado para frenar y aprovechar las avenidas del río Gállego, garantizar unas reservas de 350 hectómetros cúbicos en el sistema, preservar en la medida de lo posible los usos actuales para el Gállego (aguas bravas, etc.), mejorar las garantías en épocas de sequía, propiciar el desarrollo de la comarca de La Galliguera y encontrar una vía de acuerdo que dé una solución al conflicto de Erés. Aunque no se señala explícitamente por ahora, la propuesta haría innecesaria la inundación de este núcleo habitado.

El borrador contempla, en primer lugar, la ordenación del suministro y las servidumbres del bajo Gállego y para ello se construiría un embalse en el término municipal de Marracos que tendría alrededor de 100 hectómetros cúbicos de capacidad. En la actualidad, esta zona se encuentra atendida por el embalse de la Peña y las aportaciones que llegan de Lanuza y Búbal, que en la nueva situación descrita pasarían a desarrollar funciones de regulación del río Gállego complementarias a Biscarrués.

En segundo lugar, se contempla la construcción dentro del sistema de Riegos del Alto Aragón (especialmente en la zona de Monegros) de los embalses adecuados para cubrir las necesidades de los regantes, hasta un máximo de 240 hectómetros cúbicos. La ponencia trabaja tanto en la posibilidad de que se construyeran un conjunto de pequeños embalses (que en este momento están estudiando los regantes) como en un solo embalse de gran capacidad.

Por último, se construiría un nuevo pantano en el cauce del Gállego, más o menos en la zona donde está previsto el actual Biscarrués. Aunque por el momento no se ha determinado su tamaño, se trataría siempre de un pantano que evitara afecciones importantes al territorio (inundación de Erés).

El objetivo de este embalse sería el de mejorar la regulación, flexibilizar la explotación y suministrar caudales al resto de piezas de mero almacenamiento.

Otras actuaciones

Fuentes de la ponencia explicaron que se están estudiando, además, otras actuaciones que se podrían incorporar a la propuesta en función de las conversaciones con los sectores implicados. Por ejemplo, se contempla instalar unas bombas reversibles (que pueden turbinar y bombear indistintamente) para el aprovechamiento del embalse muerto del Grado y la puesta en marcha de una minicentral a pie de presa. También debería mejorarse la capacidad de transporte del canal del Cinca y estudiarse los posibles aprovechamientos de los acuíferos del sistema. Se analizarían las fórmulas para el posible abandono de hectáreas de regadío, se apoyaría la modernización de regadíos y sería estrictamente necesario un plan de desarrollo económico de la comarca de la Galliguera.

Las mismas fuentes indicaron que todas estas actuaciones son complementarias para una regulación en cauce, para concretar la capacidad del embalse y los posibles desarrollos. Además, señalaron que aunque el conjunto de las obras sería más costoso que la actuación inicial, las distintas Administraciones están dispuestas a soportar estos gastos para resolver el conflicto social y mejorar las garantías de los regantes.

En su último comunicado, la ponencia consideraba que sería esencial para que la propuesta sea viable, permita cerrar este conflicto y que cuente con el apoyo y el compromiso de ejecución económica y temporal de la DGA, la CHE y Medio Ambiente.

También reclamaba al Gobierno de Aragón que debería poner a disposición de Riegos del Alto Aragón una cantidad de dinero suficiente para ejecutar los proyectos para poner en marcha todas las actuaciones propuestas, con la dirección técnica de la CHE. Y todo ello deberá plasmarse en un cronograma consensuado en el que se concretara cómo abordar en el menor tiempo posible cada una de las mismas.

La Comisión del Agua considera que la resolución final incluirá garantías de que se cumplan las demandas para todos los usos consensuados y una correcta explotación. Además, y como en los acuerdos anteriores, se crearía una comisión de seguimiento para asegurar la agilidad de los procesos administrativos.

Es tiempo de actuar

Es el momento de dejar de pensar que puede hacer el planeta por ti y pensar qué puedes hacer tú por el planeta.

Actúa YA como persona, como empresa, entidad o administración:

Aviso legal | Privacidad | Cookies